¿Por qué CambioQRR?

septiembre 16, 2016
Cambio significa renacer. Transformarse al asumir el reto de lo nuevo. Modificar lo necesario, y decidir qué es lo que debe permanecer. En Quintana Roo el cambio que inicia en septiembre del 2016 modificará, obligadamente, los espacios de comunicación. Y, estamos ciertos, deberá eliminar el seudo periodismo basado en el agravio y el chantaje que hemos padecido. CambioQRR surge, precisamente, en la energía de esta transformación. Nuestra pretensión, también obligación social, será darle voz y sentido a las expresiones políticas de este cambio, con enfoque ciudadano, crítico, vivencial, objetivo, puntual. La realidad siempre gana todas las batallas. Es a esa realidad a la que invocamos en este espacio. Realidad incómoda, maloliente, corrompida, desagradable, brutal. Realidad cuya transformación debe ser el punto de partida, y también el punto de encuentro de todo cambio. Realidad, también, de inmensas libertades y convivencia armónica que queremos preservar. Realidad de oportunidad y crecimiento, realidad de hombres y mujeres honestos que han demostrado ser más que los filibusteros del poder. Es esta realidad la que no otorga “patentes de Corzo” a ningún protagonista del nuevo poder. Y que tampoco borra pasados. En Quintana Roo no hay ríos que al cruzarlos, como dice la Biblia, limpien los pecados políticos. Esta realidad es la que habremos de conjurar en este espacio. CambioQRR es un título que nos define. Aquí hablaremos de Quintana Roo y de Quien Resulte Responsable, abiertos a la participación de nuestros lectores. Con respeto. Con seriedad. Con un compromiso por lo que hemos hecho toda la vida: Periodismo.

Un informe que literalmente, paralizó Cancún

septiembre 15, 2017
Quintana Roo, 13 de septiembre.- Peor que en una visita presidencial.  Cancún quedó paralizado por el Informe, primero, de Remberto Estrada. Todo para que Félix González Canto no llegase. Otra vez, el gasto millonario que hizo en su toma de posesión.  Que se vean muchos.  Que parezca que tiene “futuro político”.   Informe dónde no se habló de los 118  ejecutados en Cancún en este año.  Ni de los comercios cerrados.  Ni del miedo que encierra a la gente en sus casas cada noche.  Ni de las cancelaciones de reservaciones que comienzan a llegar. Lo que presumió, con su sonrisa encantadora de siempre Remberto Estrada, fue el presupuesto, millonario, 620 millones, 16 veces mayor al ejercido el año pasado, que consiguió con sus cuates.  ¿Para gastarlo en qué? Eso no importa, ya está ahí el dinero que, obvio, produce intereses y comisiones… ¿Cuánto dijo que ganaba mensualmente por sus “actividades empresariales”? Y que no llega el exgobernador Félix González, todavía senador.  ¿Estará de vacaciones septembrinas en Dubái? Como vaya que es necio, tan joven, insistió en hablar del “Cancún de 10” que prometió a sus electores.  Supongo que contra el consejo de sus nuevos publicistas.  Volvió a prometer que lo conseguirá con su gran trabajo… supongo que hablaba de otro, imaginario, Cancún… O, tal vez, se refería a un Cancún de diez negocios quebrados diario, de diez muertos cada día, de diez historias de desempleo cada día, diez cancelaciones de hotel cada día… El momento político, que buscó estelar, quién sabe quién le escribiría su discurso, fue cuando dijo que no lograrían “distanciarlo” del gobernador.  Lo que debe haber provocado gestos que mejor ni mencionar. También dedicó un pequeño párrafo a quiénes lo “critican”, que supongo que serán muy pocos, afirmando que ni los hace en el mundo real porque él seguirá trabajando… O sea que… Ni en cuenta qué quiso decir. Mientras tanto, desde muy temprano, como si estuviese el Estado Mayor Presidencial a cargo, era imposible circular por Cancún. Creo que no había una “novia” presente… surge la interrogante, el señor político que gobierna el municipio de Benito Juárez, tiene novia o alguna entelequia semejante… simple curiosidad… Con eso de la modernidad… ¿Y los ejecutados?  Pues dijo gracias a todos, del Presidente Peña para abajo, Remberto está muy agradecido…   Isabel Arvide @isabelarvide CambioQRR.com

Sin pestañas postizas, agobiada, sudorosa, a punto de llorar…

septiembre 14, 2017
México, 13 de septiembre.- Se quedaron esperando al mandatario.  Con respeto.  Ordenados.  En calma.  Con esperanza. Sobre todo, eso, con esperanza. Los pobres entre los pobres, damnificados por un sismo, sin techo, querían pedirle apoyo al Presidente Peña. Después de visitar la pequeña comunidad pesquera de Paredón, Peña Nieto viajó en helicóptero a Tuxtla Gutiérrez, para encabezar una reunión. Y en Cintalapa se avisó que no llegaría. Antes pidió, a los pobres entre los pobres, que le “echaran ganas”. En Chiapas, hay que tenerlo presente siempre, vive en situación de pobreza el 77 por ciento de su población.  En Chiapas se declaró la única guerra contra el Estado Mexicano de la época moderna, que, además, sigue vigente. Los chiapanecos que se quedaron esperando a Peña Nieto no les tiraron cohetones a los helicópteros. En Chiapas un sismo vino a quitar el humilde techo a más de 40 mil familias.  Distribuidas en todo el Estado.  Que son muchas.  Y frente a la desgracia, el gobernador, el “güerito” Velasco, agarró de la mano a su esposa para, literalmente, compartir todo el dolor, toda la angustia con los desamparados. Con su cuota de frustración. ¿Cuánto puede solucionar sus problemas el gobernador constitucional de Chiapas, entidad que libremente eligió formar parte de nuestro país?  Supongo que habría que preguntarles a los diputados que decidieron, el año pasado, reducir su presupuesto para “favorecer” otros proyectos políticos más convenientes. El Partido Verde, al que pertenece Velasco Coello, ya anunció que no irá en la misma fórmula que el PRI en las boletas para elegir Presidente de la República en el 2018. ¿Eso importa frente a los damnificados? Lo cierto, incuestionable, es que el gobierno de Manuel Velasco ha logrado atemperar la miseria, darle salida a una buena parte de las muchas angustias de cientos de miles de chiapanecos. Gran contraste con los priistas en la cárcel.  El suyo ha sido un gobierno sin excesos, sin escándalos, sin señalamientos públicos. De la mano de su esposa, que sigue siendo una cantante muy famosa, Anahi, el gobernador se trasladó de inmediato a los municipios más afectados.  Y no han dejado, ambos, de estar presentes, juntos, solidarios, de verdad. La autenticidad es algo que percibe la gente.  No olvidemos la inmensa votación que tuvo Velasco Coello. Se trata de dinero.  Definitivo.  Y Chiapas necesita ese dinero.  Necesita de la decisión política de la federación para que haya un poco de justicia, un mínimo de atención a los más vulnerables.  ¿Interesa Chiapas, interesa Velasco Coello a la federación en el umbral de un año electoral? ¿Los votos de Chiapas serán para el PRI, para el VERDE, para el candidato que tenga el apoyo del gobernador?  ¿Eso es lo que están pensando? Que grave, que gravísimo ha sido siempre para Chiapas, que las razones políticas del centro se atraviesen frente a sus inmensas necesidades. México no será un país justo mientras no haya verdaderos esfuerzos para igualar a los más pobres entre los pobres con el resto de los mexicanos. ¿Le

El Sainete del Congreso

septiembre 11, 2017
Quintana Roo, 11 de septiembre.- Formado en la vieja escuela del sistema político mexicano, José Reyes Baeza no movió un músculo de su rostro durante todo el tiempo que duró el sainete de la Cámara de Diputados.  Escuchaba, con atención, a los diputados de “oposición” al gobernador Carlos Joaquín, que se turnaban para patinar sus críticas.   Eran niños intentando jugar en ligas mayores sin fichas en la mano.  Equivocando el escenario.  Arañando cuestionamientos sin dar nombres, sin hacer señalamientos duros ni, esto es lo peor, apuntar alguna solidaridad con quien encontró el Estado más destruido que si hubiese pasado un huracán categoría 5. Seguramente el director del ISSSTE, enviado presidencial, informó a su regreso al titular de Gobernación o a quien corresponda, al mismo Peña Nieto, que ni los panistas parecen dispuestos a jugársela por el gobernador. No puede haberse llevado otra impresión después de escuchar el discurso tibio, pusilánime, de Eduardo Martínez.  Y la colección de lugares comunes de la diputada panista, Mayuli Martínez Simón. No hablemos de Emiliano. Eso que no sabía que Juan Carlos Pereyra, el diputado “independiente” es cuate del gobernador. ¿Por qué resulta tan difícil que los señores favorecidos por este gobierno, basta ver sus cuentas de gastos, defiendan los logros de un año de gobierno?  Faltaron las voces fuertes, las que dijeran qué orgullosos están de este gobierno, las que se comprometiesen con Carlos Joaquín. ¿Por qué tendrían que hacerlo?  ¿Qué no son la oposición que lo llevo al poder, que no tuvieron que sufrir una campaña contra el poder para ganar? ¿Qué no fue un triunfo inmenso derrotar a Borge?  Los diputados que hablaron, casi todos, son plurinominales.  O sea, fueron en la boleta con Carlos. Tal parece que el diputado Martínez, insuflado como está de poder, subido en su ladrillo, los instruyó para no ser “joaquinistas”. Los otros, opositores invisibles, jugaban a ser críticos… un poquito, una puntita, para ganar puntos en su imagen personal. Y el resultado fue lamentable.  Incluso la mención repetida de la compra de los uniformes era una vacilada, una  muletilla propia de uno de los personeros del sexenio anterior, como de los gemelos.  Porque si hubo un delito en esa compra, tienen obligación de hacer una denuncia penal.  Y si no lo hubo, no hay tema a criticar, menos en la burda manipulación del junior Villanueva. Los señalamientos al Gabinete, a los colaboradores cercanos de Carlos Joaquín, fueron igual de torpes.  Se dicen nombres señores diputados, con el valor por delante, nombres y razones, hechos.  Así no vale, ni en columna política vale. Reyes Baeza debe haber documentado su asombro ante esta suma de discursos casi rayando en lo estúpido. Una oposición que apenas, de refilón, habló de “inseguridad”. ¿Quién defiende a Carlos Joaquín? ¿Quién suda la camiseta de su gobierno?  No los del PAN, tampoco los del PRD. Vende caro tu amor aventurera dice la canción… el sainete en el Congreso parecía significar el primer año de gobierno de Félix González Canto, y el  diputado

Nivel del mar aumentará de 2 a 3 metros por huracán “Katia”, olas de hasta 7 metros

septiembre 8, 2017
Quintana Roo, 8 de septiembre.- Con vientos máximos de 165 km/h, el huracán “Katia” tocará tierra en la madrugada de este sábado al norte de Veracruz. El fenómento está calsificado como categoria 2. Al norte de Nautla, en los municipios de Tecolutla, Gutiérrez Zamora, Martínez de la Torre, Papantla y Cazones, se pronostican rachas de vientos de hasta 200 km/h. En el estado se Puewbla, las rachas pueden rebasar los 120 km/h. Además del aumento del nivel del agua, de entre 2 hasta 3 metros, el huracán puede traer olas de hasta 7 metros en las costas del sur de Tamaulipas y de hasta 4 metros y medio en el centro de Veracruz. De acuerdo con el Sistema Metereológico Nacional: Se pronostica que desde hoy hasta el domingo próximo Katia ocasione acumulados de lluvia de 250 a 375 milímetros (mm), con precipitaciones puntuales de hasta 600 mm en regiones de Veracruz, Hidalgo, Puebla y San Luis Potosí, así como acumulados de 200 a 300 mm en zonas de Guerrero, Oaxaca y Chiapas.   Cabe recordar que tanto el estado de Oaxaca como Chiapas fueron fuertemente afectados por un sismo de 8.2 grados el día de ayer, 8 de septiembre. Trabajos de rescate y ayuda podrían verse afectados.   Redacción CambioQRR  

Lo que no dirá Carlos Joaquín en su Primer Informe de Gobierno… Que debería decir

septiembre 6, 2017
Quintana Roo, 6 de spetiembre.- Carlos Joaquín no conoció a Juan Sabines padre, hermano de Jaime el poeta, porque si no pensaría en una frase suya al comenzar a leer su Primer Informe de Gobierno, justo en el instante en que los hombres de poder voltean a ver al auditorio y olvidan que ellos mismos, su gente, organizó el evento. En ese largo segundo en que todas las miradas le pertenecen en un silencio eterno… Ahí es dónde Joaquín González debería decir, para fuera o, lo más importante para oírlo él: “Ven para que quería ser gobernador”…  O, si se prefiere, en un lenguaje más coloquial, diría: “Ya chingué”. Expresiones que le escuché al entonces gobernador chiapaneco frente a José López Portillo, antes de iniciar su primer y último Informe de Gobierno… No lo va a decir, obvio, pero debería.  Comenzar insistiendo que ahí está, que es gobernador por la voluntad de muchos, que ya completó un año.  Y que el Estado, Quintana Roo, no se le desbarató entre los dedos. Que ni siquiera en las peores crisis, esas horas de balazos e inseguridad frente a la Fiscalía diría yo, del tiempo que lleva gobernando ha habido más sinsabores que los esperados, que los que forman parte del hacer cotidiano. O sea, insisto en decir yo, que “ahí la lleva”.  No, tampoco, como pateando un bote.  Pero no le llegó un huracán y, eso sí cercano a un milagro, hay dinero en las cuentas públicas. A imaginar.  A recordar.  A regocijarse, hay dinero en el erario público cuando había una crisis, tantos meses, en que todos los empleados de gobierno parecían limosneros a perpetuidad.  Y ni para camiones a Cancún alcanzaba.  No se diga los empresarios que pululaban oficinas con sus contrarecibos en mano para, una vez más, volver a escuchar que “estaban juntando para la nómina”. Esto, tan simple, de que haya dinero, tendría que ser una diferencia monumental. Carlos Joaquín tampoco va a informar que no viaja todos los días de Cancún a Chetumal para ir a Cozumel para bajar en Isla Mujeres para regresar… a donde fuese.  Que no está subido en el carrusel de la ausencia ni anda de parranda en las Europas o en Rusia o donde corresponda. ¿Debería decirlo? Como no dirá de la gran libertad que tiene respecto al centro de país, por aquello de los dos partidos que lo nominaron candidato, que bastante tienen cada uno con sus broncas internas.  Que ni siquiera tiene que comprarse chamarras de cualquier color partidista para pasar lista con su bonche de acarreados a cada rato.  No, tampoco eso va a informar. ¿Y de todos aquellos que le juraron odio eterno, qué debería decir? ¿Dónde está la oposición priista, la verdista, la del color que sea, que iban a demostrarle a  cientos de miles de quintanarroenses de qué madera estaba hecho Carlos Joaquín?  ¿Nos acordamos de los apodos, digo por salud de la memoria?  ¿Dónde están las voces furibundas que se alzaban todos los días en

No olvidemos quién es Anaya ni qué persigue

septiembre 6, 2017
México, 6 de septiembre.- La historia de Ricardo Anaya es singular.  Mucho talento debe tener el joven político para pasar de secretario particular de un gobernador, también panista, a convertirse en aspirante presidencial. Lo que impacta no es su ascenso político, que es vertiginoso, sino la fortuna económica que lo acompaña.  Y que fue magnificada en días pasados.  Que su familia política, sus suegros y parientes, tengan un incremento de más de un mil cuatrocientos por ciento en sus activos monetarios no es casualidad, no podría serlo. Ese es el verdadero escándalo.  Lo que tendría que estar explicando. Anaya, hay que recordarlo, llevó a vivir a su familia a Estados Unidos… con un gasto millonario que no se correspondía con sus ingresos. Frente a esto, con gran capacidad de manipulación, el todavía presidente del PAN se montó un numerito que da pena ajena.  Maniobra de distracción política por excelencia pero que tendrá costos inmensos para su partido.  Y que ha paralizado a la Cámara de Diputados. ¿Qué pretende Anaya? Además de aventar miasma al ventilador… Insisto, distraer sobre sus realidades.  No más, no menos. En contraste, grande, Ernesto Cordero, nombrado presidente de la Mesa Directiva del Senado, ha llevado una vida discreta.  No tiene pecados publicitados ni fortunas inexplicables, habiendo sido secretario de Hacienda con Felipe Calderón, y fuerte precandidato presidencial. Tecnócrata, en el sentido más elogioso de la palabra, Cordero ha trabajado toda su vida, desde los 25 años, en el ámbito de finanzas públicas. Su familia pertenece a la clase media-media, y no tienen empresas ni negocios relacionados con el poder. Su padre es médico, su madre fue enfermera. ¿Esto ayuda?  Ayuda inmensamente a la confianza. El tema no es el dinero legítimo, las fortunas “bien habidas” de muchos mexicanos que hicieron de ganar dinero su vocación existencial, sino que el dinero venga de negocios turbios imbricados con la función pública, con los cargos de elección popular. De esto, inmoral a cuan más, están muy hartos millones de mexicanos. De los arribistas del poder… Cordero, hay que insistir en ello, es –además- un hombre decente.  Alguien a quien no se le conoce temas fuera de la norma. ¿Por qué nombraron a Cordero al frente de los senadores?  Supongo que porque no tenían de otra, porque podían confiar en él.  Lo que a estas alturas de la historia es bastante. ¿Tiene que ver con la aprobación del “pase automático” del Fiscal?  Que, por cierto, aprobó Ricardo Anaya.  No me lo parece.  No podría ser la única razón. El tema del procurador Raúl Cervantes es muy complicado, tiene su propio peso y, también, sus tiempos.  Con el intencional estruendo mediático sobre su automóvil Ferrari y el “no pago” de tenencia en la Ciudad de México, resultaría casi imposible imponerlo.  Independientemente de que se necesita una autoridad independiente al frente de la Fiscalía. Además, habría que revisar lo sucedido en Chiapas con el nombramiento de Mariano Herrán como fiscal… para que Juan Sabines, cuando le estorbó en sus negocios millonarios, lo

La cruz del rechazo popular

septiembre 5, 2017
Ciudad de México, 5 de septiembre.- ¿Qué habría sucedido si Enrique Peña Nieto comienza su “mensaje político” con una inmensa autocrítica que, necesariamente, lo llevase a hacer cambios? Los cambios que la mayor parte, inmensa mayor parte de la sociedad mexicana, le exige.     ¿Cómo imaginar un Informe Presidencial teniendo solamente el 22 por ciento de la aprobación de la sociedad?  No, definitivo, a partir de los lugares comunes.  O no, por lo menos, si lo que se pretende es revertir esta realidad. No fue lo que vivimos este sábado dos de septiembre de 2017, preámbulo de la sucesión presidencial. Peña Nieto habló en un escenario monumental donde, quiero creer que por error, le montaron un inmenso “ataúd” a sus espaldas.  Leyó en el telepronter un mensaje que pocos, muy pocos en verdad, quisieron oír.  Insistió en un discurso que no tiene auditorio. Hay, ha habido durante todo su gobierno, un aferramiento a negar la realidad.  O, si se prefiere, a no visualizar una realidad que millones de mexicanos viven todos los días. Cuando la reacción inmediata a un mensaje presidencial es, como se llenaron las redes sociales, preguntar de qué país está hablando Peña Nieto, quiere decir que existe un desfase inmenso entre su discurso y lo que quiere escuchar la gente. Esto es importante, aunque no quieran aceptarlo sus “asesores”. La campaña de propaganda, con costos millonarios, enfocada a hacer hincapié en que “lo bueno cuenta” se pierde en un sinnúmero de realidades aterradoras, como el número de pobres, sin importar cuántas veces cambien el método de “medir la pobreza”.  Pobres que no pueden comer tres veces al día. ¿Qué pasaría si en Chiapas, donde existe un 77 por ciento de pobreza, hubiese un gobernador sin capacidades para atenuar las respuestas políticas a esto?  Peña Nieto tiene mucho que agradecer a algunos gobernadores, como Manuel Velasco en Chiapas, que ha podido “atemperar” a realidad, evitando que se incendie el Estado. Otro tanto sucede en Campeche donde Alejandro Moreno ha sabido dar salida a la gran crisis del desempleo petrolero, donde ha conseguido obra pública y encontrado opciones para cientos de miles de damnificados por la reforma energética. Pero el pueblo, esa entelequia llamada pueblo, se harta. Si Peña Nieto hubiese hecho de su mensaje del pasado sábado la gran catarsis nacional, el manotazo sobre la realidad que millones le exigen, seguramente habría pasado de ser un mandatario rechazado a uno muy respetado. El cambio solamente puede darse a partir del reconocimiento de todo aquello que está mal. Tener un auditorio a modo, con los mismo invitados favorecidos por la realidad de hace cinco años, para regodearse con una visión parcial de la realidad no puede sino provocar respuestas sociales, populares de mayor rechazo.  Supongo que antes, en otros sexenios, también las había, pero hoy por hoy las redes sociales las magnifican. Como dijo un día Enrique Peña Nieto, textual, no se levanta cada mañana pensando como “joder a México”.  Lo que millones de mexicanos es que, cada
Ver más