¿Por qué CambioQRR?

septiembre 16, 2016
Cambio significa renacer. Transformarse al asumir el reto de lo nuevo. Modificar lo necesario, y decidir qué es lo que debe permanecer. En Quintana Roo el cambio que inicia en septiembre del 2016 modificará, obligadamente, los espacios de comunicación. Y, estamos ciertos, deberá eliminar el seudo periodismo basado en el agravio y el chantaje que hemos padecido. CambioQRR surge, precisamente, en la energía de esta transformación. Nuestra pretensión, también obligación social, será darle voz y sentido a las expresiones políticas de este cambio, con enfoque ciudadano, crítico, vivencial, objetivo, puntual. La realidad siempre gana todas las batallas. Es a esa realidad a la que invocamos en este espacio. Realidad incómoda, maloliente, corrompida, desagradable, brutal. Realidad cuya transformación debe ser el punto de partida, y también el punto de encuentro de todo cambio. Realidad, también, de inmensas libertades y convivencia armónica que queremos preservar. Realidad de oportunidad y crecimiento, realidad de hombres y mujeres honestos que han demostrado ser más que los filibusteros del poder. Es esta realidad la que no otorga “patentes de Corzo” a ningún protagonista del nuevo poder. Y que tampoco borra pasados. En Quintana Roo no hay ríos que al cruzarlos, como dice la Biblia, limpien los pecados políticos. Esta realidad es la que habremos de conjurar en este espacio. CambioQRR es un título que nos define. Aquí hablaremos de Quintana Roo y de Quien Resulte Responsable, abiertos a la participación de nuestros lectores. Con respeto. Con seriedad. Con un compromiso por lo que hemos hecho toda la vida: Periodismo.

A Julián Leyzaola y a su “policía” deben acusarlos de omisión

mayo 22, 2017
Quintana Roo, 22 de mayo.– El linchamiento, en su casa, de un ciudadano ruso llamado Aleksei Makeev es el primer fracaso del súper asesor operativo Julián Leyzaola. No había transcurrido ni una semana de su nombramiento cuando ciudadanos, enardecidos por los insultos que esta persona había subido a redes sociales, fueron a su casa. No importa si el personaje era una resurrección del mismo demonio, en México, supongo que también en Cancún, hay leyes que protegen por igual a todos.  Que dicen que la policía debe evitar cualquier agresión a tu persona y a tu domicilio. El hecho no fue aislado, ni de madrugada.  El ataque contra el ciudadano ruso duró varias horas, en su propiedad. Y la policía fue absolutamente omisa.  Lo que, también de acuerdo a nuestras leyes, tipifica el delito de “omisión de la autoridad”.  Este delito lo conoce, perfectamente, el Fiscal Miguel Pech porque fue juez y es maestro en derecho.   Al defenderse de esta turba, insisto independientemente de sus razones, el atacado utilizó un cuchillo y mató a uno de sus atacantes.  Lo que entra, estaba en su casa, en la tipificación legal de “legítima defensa”. Esta muerte, igual que el linchamiento, pudo haberse evitado si la policía de Cancún hubiese cumplido con su responsabilidad. ¿Qué sucedería si por cualquier razón, la que quiera imaginarse, el mismo número de ciudadanos enojados, indignados, manipulados fuesen a la casa de Remberto Estrada a lincharlo?  Los hechos, desde el punto de vista estrictamente legal, son iguales.  Aunque, seguramente, la policía utilizaría todos sus recursos para defenderlo. Cualquier ciudadano tiene derecho a no ser atacado, menos en su domicilio. Y la policía tiene la obligación de protegerlo.   Leyzaola lo sabe.  Por eso sorprende que no hayan hecho nada sus policías.  Tal vez está en Tijuana, donde se comprometió a seguir defendiendo a quienes habitan ahí.  Puede ser que ni siquiera le hayan informado. ¿Cuáles son sus obligaciones, sus responsabilidades? Por las razones que sean, quedó demostrado la nulidad de la policía de Cancún.  Su incapacidad, su falta de preparación, su cobardía extrema. ¿Y Remberto?  ¿Tampoco le informaron?  Diría que tampoco se entera.  Tal vez por estar ocupado en temas más “importantes” como su diaria fotografía sonriendo. El precedente es gravísimo. Como cínica la declaración del secretario general del Ayuntamiento, Guillermo Brahms, en defensa de la policía porque, dice, estuvieron un rato y se fueron… De Remberto no se puede esperar sino el silencio, la ausencia y la incapacidad de gobierno. Entonces, hay que preguntarnos, para qué traer a Julián Leyzaola, para qué pagarle, para qué burlarse de los habitantes de Cancún y de Quintana Roo. El tema de fondo es el Estado de Derecho.  Y si Remberto no puede garantizarlo, si tiene una policía corrupta e ineficiente, hasta cobarde, está en falta de su obligación principal que es garantizar la integridad física de los habitantes del municipio que dice gobernar. A ver hasta cuándo lo aguantan(aguantamos)…   Isabel Arvide @isabelarvide CambioQRR.com

El Estado fallido en Sinaloa

mayo 20, 2017
México, 17 de mayo.- El asesinato de Javier Valdez, responsabilidad de todos. No se trata, no únicamente, del asesinato de un periodista. Así fuese, como era, un periodista muy incómodo para el crimen organizado. Es un crimen que define la incapacidad del Estado mexicano para cumplir con su obligación de proteger la integridad de los ciudadanos. En Sinaloa, por razones personales, el general Salvador Cienfuegos nombró a militares en todas las posiciones de seguridad estatal. Aparte de su, también personalísima, injerencia en el modelo de seguridad donde intervienen tanto militares como policías federales. Se suponía, por esto, que era una entidad blindada. A lo que debe agregarse la millonaria inversión de seguridad en el gobierno anterior. Sinaloa es, también, escenario de una guerra por el control del cártel local. Javier Valdez era un periodista, un escritor muy conocido en Culiacán donde vivía. Como la inmensa mayoría de los reporteros que cada día arriesgan su vida, de forma muy obvia, con sus escritos no tenía ninguna protección. Ni por parte de la autoridad local ni federal. Una más de las omisiones de la subsecretaría que encabeza, para vergüenza de todos, Roberto Campa. Era muy fácil, por lo tanto, “cazarlo”. De hecho, lo mataron a poca distancia del semanario “Ríodoce” que había fundado, al que acudía con frecuencia a trabajar. Primera pregunta interesada: ¿Y los policías municipales? Porque alguien, algunos tienen que haber controlado el tránsito, tapado la calle, dado protección a los sicarios que lo asesinaron. Segunda pregunta igual de interesada: ¿Y el Código Rojo? Ese aviso que moviliza a todas las policías para buscar un vehículo y cerrar las salidas… Es tan obvio que los asesinos tuvieron protección policiaca. De esas policías, locales, que tienen mandos militares. ¿Por qué había de importar que asesinaran a un periodista? La verdad, hay que ser honestos para admitirlo, al gobierno federal no le interesan estas muertes. Para documentarlo basta ver que no han atrapado a ninguno de los asesinos de los seis periodistas asesinados este año. No se diga a los del año pasado o antepasado. La norma es la protección oficial a los asesinos y, en consecuencia, la impunidad. Por eso es barato matar a un periodista. ¿Por qué debe importarle a la sociedad, al mismo gobierno, al Estado mexicano que asesinen a un periodista que durante años ha denunciado a criminales? Ellos, las autoridades, parecen haberse instalado muy confortablemente en esta convivencia con los criminales que la sociedad padece. Es suficiente con voltear a ver a Tamaulipas o a Guerrero, donde el libre tránsito ha sido anulado, donde la rutina son los bloqueos, los balazos, los muertos. Javier Valdez escribió, crónicas, columnas y libros, sobre la manera en que el crimen organizado permeaba y destruía todo en Sinaloa. Decidió, como lo hacen muchos otros colegas cada mañana, que no iba a aceptar el silencio que querían imponer estos delincuentes. Javier Valdez escribía, también, de la complicidad de las autoridades con el crimen organizado. Estaba amenazado a priori. Y a ninguno, ni

Bola cantada la salida de Jonathan Yong

mayo 17, 2017
Quintana Roo, 17 de mayo.- Remberto Estrada, en lo que parece necedad para decirlo de forma amable, esperó al ejecutado número 47 para quitar a Jonathan Yong como titular de la Secretaría de Seguridad Pública. Es decir, espero a que la inseguridad y la violencia fuesen norma en Cancún.  A que muchos lugares, bares, restaurantes, negocios, cerrasen.  A que muchas calles del centro de la Ciudad fuesen abandonadas. Titubeo que habrá de costarle caro en su paso, que será recordado como pésimo, por la Alcaldía a sus pocos años, a su inmadurez, a su falta de experiencia. Simplemente no entendió, no parece entender qué es la “seguridad”, cómo debe ser manejada, qué significa gobernar en esta materia. Yong ni siquiera aprobó sus exámenes de confianza y, por tanto, fue simplemente encargado de despacho.  Otro tanto parece que va a pasar con Alejandro Rodríguez Zepeda, a quien Remberto nombró en lugar de Yong… pese a presentar, al mismo tiempo casi, a Julián Leyzaola como “asesor operativo”. Por cierto, si buscas en Google información sobre Rodríguez Zepeda te remite a Facebook a una página pornográfica… Cero Información. En Cancún ya hubo jefes militares.  Y ya fracasaron.  Como también fracasó Bibiano Villa y, con él, todos los militares que trajo. Julián Leyzaola es un policía profesional, con orígenes militares, sorprende que haya sido nombrado “asesor operativo”.  Como sea, conoce el Norte del país, Tijuana y Ciudad Juárez, que son muy distintos a Cancún. La apuesta es de semanas… ¿cuánto va a durar Leyzaola en Quintana Roo?   Isabel Arvide @isabelarvide CambioQRR  

Miguel Angel Pech, el que persigue y detiene

mayo 17, 2017
Quintana Roo, 17 de mayo.- En el tema de seguridad es primordial tener ganas, ser un convencido de lo que haces… y si, además, le entiendes… vas de gane. Es el caso del Fiscal de Quintana Roo, Miguel Ángel Pech, un hombre grande, cálido, que te hace sentir segura.  Que habla poco, que cuida sus palabras, pero no oculta la inmensa enjundia que tiene. Está en su hábitat.  Esto de las leyes, de perseguir culpables, de poner a los delincuentes detrás de las rejas, parece traerlo muy adentro.  Sorprende, eso sí, la modestia de sus oficinas.  Ni de Ministerio Público parecen. Pech, además, tiene una inmensa ventaja: Le entiende al nuevo sistema penal.  Lo que ni siquiera muchos abogados defensores conocen.  A una forma muy distinta de tratar a los presuntos culpables, que en un descuido de la autoridad los dejan en libertad, como acaba de suceder, para escándalo nacional, con los escoltas del criminal conocido como “El Licenciado”, Damaso López, a quienes la jueza dejó en libertad en cuestión de minutos, entre otros motivos por una puesta a disposición fuera del horario legal. Y por una puerta rota.  Es decir, por entrar a una casa sin orden de cateo.   ¿Pech camina con pies de plomo?  Diría que, al contrario.  Va de frente y no se para.  Va sin ver a los lados, y sin contestar llamadas “raras”.  Tiene mucha investigación armada, y mucha más a punto. No obstante que parece optimista, le pregunto si no tiene frustraciones.  Y me responde que lo frustra, mucho “que no todos en esa institución llegan al mismo ritmo”.  Es decir, su gente se le queda atrás. Pech fue juez, fue subprocurador, y trabajó bajo las órdenes de una mujer, lo que lo define como anti machista.   Tiene un doctorado en el nuevo sistema penal, del que, al principio, como juez, tuvo sus dudas, pero hoy es un convencido. Tal vez porque sabe exponer sus puntos de vista.  Lo que ahora es esencial para la autoridad. Dice que los abogados, supongo que los que conoce, los locales, son una jauría que estaba acostumbrada al “papelito” y ahora tienen que hacer su chamba. Hay muchos sin certificación. Me platica que la implementación de este nuevo sistema de justicia cumplió un año en Quintana Roo, tres años y en Chetumal un año el pasado 30 de abril.   El tipo puede caerte bien, muy bien. Me cuenta que este sistema puede ser mucho más justo “Si las partes hacen su trabajo”.  Las fallas están en lo que llama “el primer respondiente”, es decir el policía que tiene que hacer un informe y muchas veces no tiene ni idea de escribir o de ortografía, de lo que debe poner ahí. Por eso ahora están hablando de policías que tengan estudios de bachillerato. Para algunos sectores sociales, en Quintana Roo, su trabajo va lento… le digo.  Y no se enoja, pero se mueve en su sillón y me contesta: “El Fiscal no está para recibir presiones”. Cuando

Renuncia delegada de Sedesol en Quintana Roo

mayo 16, 2017
México 16 de mayo- ( El Universal)–  A un año  un mes de permanecer como delegada de la Sedesol en Quintana Roo, este lunes presentó su renuncia al cargo Maribel Villegas Canche… Nota completa Silvia Hernández 

La Paulina adveniza

mayo 16, 2017
Quintana Roo, 15 de mayo.-  No de malos bigotes. Nada extraordinario. Una chava normal. Con rasgos típicos de la región. Una más en un montón. Que estudió en Mérida. Que quería hacerla como “periodista”, que consiguió chamba de “relaciones públicas” en una oficina insignificante de Cozumel. Hasta que el gobernador se fijó en ella… Como en decenas de otras mujeres jóvenes. Y pin pon papas… la señorita García Achach se encumbró. Coches oficiales. Viajes a discreción. Gastos de representación… lo que se acostumbraba. Niña de la Anáhuac endiosada, momentáneamente, en las mieles del poderoso poder.     ¿Se enteró de sus obligaciones, leyó algún documento de los muchos que firmó? Parece que se preocupó más de los eventos sociales, del peinado, de los mensajes del gober. Fue subsecretaria oscura oscura oscura. Una más de las muchas, ahí está la Maritza, que llegaron sin idea de que iban, de qué tenían que hacer. Entre el salón de belleza y el gimnasio, los viajes a Cozumel cada fin de semana, los sueldos y los muy jugosos sobresueldos. Fue secretaria por unos meses. Y hoy está indiciada en un juicio penal por muchos millones de pesos. Paulina García Achach tiene la ventaja del tío. Que, coincidencias de la vida, es titular del poder judicial en Quintana Roo. Vaya que debe ayudar a salir mejor librada de este lío que su jefe. El nuevo sistema de justicia penal, que pocos acaban de comprender, permite la libertad condicional, o seguir el juicio en su casa, como se prefiera, a quienes cometieron menos delitos, tienen arraigo local y pueden garantizar una fianza… en su caso millonaria. ¿De dónde salieron los terrenos que entregó al juzgado? ¿Cómo una mujer tan joven puede ser tan rica, de dónde? Las autoridades dicen, en corto, que no son los mismos terrenos objeto de los delitos que se le imputan, junto con su jefe Mauricio. Pero no nos dicen de dónde. ¿Cuál fue su declaración patrimonial cuando su interesado patrocinador la convirtió en funcionaria pública sin ninguna experiencia, sin ningún merecimiento? ¿Cómo, en tan poco tiempo, se pudo hacer de un patrimonio millonario? Lo cierto es que doña Paulina no es sino una víctima de su tontería, de su ignorancia, de su vanidad, de su cortedad de inteligencia. Es una niña tonta que se creyó lo que le susurraron en madrugadas amorosas. Tan tonta que todavía no sabe que pagará, con la ignominia pública, el resto de su vida por unos meses de obediencia supina y, todavía más garrafal ignorancia de las leyes mexicanas. Tal parece que, en su casa, ver el ejemplo familiar, no le enseñaron que la moral no es un árbol que da moras. Y que las enseñanzas de los jesuitas le pasaron de noche… de noche en antro. Como también es cierto que los quintanarroenses somos víctimas de la frivolidad que la puso donde había, mucho, para robar… Isabel Arvide @isabelarvide CambioQRR  

Aparentes reacciones y mensajes de militares frente al video de Palmarito

mayo 12, 2017
México, 12 de mayo.- Dos supuestas respuestas atribuidas a militares, al vídeo difundido sobre el operativo del 3 mayo en Palmarito, circulan desde temprano en medios digitales, sobre todo en la red de mensajería WhatsApp. Ambos mensajes coinciden en la justificación la supuesta ejecución extraoficial que se observa en dicho vídeo. Ambos mensajes bien redactados y elocuentes, critican la falta de empatía de la sociedad ante las labores de seguridad que tienen que desempeñar las Fuerzas Armadas, así como justificar su actuar. La primera carta, narrada en primera persona, narra el hartazgo de un militar frente a una sociedad que critíca y es indiferente a los problemas que enfrentan nuestras fuerzas armadas. Critica severamente a las organizaciones civiles y de Derechos Humanos: “ese dolor de ver hermanos caer y que nadie haga algo; porque somos nosotros los que salimos a partirnos la madre con los sicarios, no tu defensor de derechos humanos, no tu miembro de alguna ONG que nos acusa de lo peor“. Mientras que la segunda, con supuesta información de un problema de corrupción y colución de las autoridades de Puebla, al final defiende y justifica al supuesto miliatr ejecutor: “El responsable enfrentará un doble juicio: en el fuero civil y en el militar. Será acusado de asesinato, perderá sus haberes y su grado, y pasará muchos años en la cárcel. ¿Es justo? Se cumplirá la ley. Pero la legalidad no siempre es sinónimo de justicia.” En aras de aportar mayor infomación para el análisis de la situación de seguridad del país, ambos textos a continuación:   En defensa del Ejército Soldado anónimo En los últimos días, surgió un escándalo que involucra a las Fuerzas Armadas en el tema de Derechos Humanos.La violacion de derechos humanos por parte de militares es un tema muy conocidos y no se deben de ocultar; sin embargo, no es para justificar el actuar de nuestros hermanos de armas, solo diré lo siguiente y queda a criterio de la sociedad.Los soldados ya estamos cansados de toda esta “narco-guerra” de capturar crimínales y que en poco tiempo salgan libres porque las demás autoridades no hagan su trabajo. Estamos cansados de ver cómo emboscan a nuestros compañeros de forma cobarde y que ninguna autoridad, ONG o D.H. Hagan algo. Estamos cansados, de que nos acusen de “uso excesivo de la fuerza” cuando combatimos a los narcos, pero cuando el narco nos ataca en poblados llenos de civiles con todo lo que tiene, nunca se dignen siquiera a investigar. Perdemos compañeros en esta guerra y eso aunque eso no debe ser motivo de venganza, siempre nos dejara a nosotros ese dolor, ese dolor de ver hermanos caer y que nadie haga algo; porque somos nosotros los que salimos a partirnos la madre con los sicarios, no tu defensor de derechos humanos, no tu miembro de alguna ONG que nos acusa de lo peor, no tu que te quejas de nuestro trabajo en la comodidad del hogar. Hemos perdido compañeros que han sido levantados estando en su
Ver más