Apoteósica protesta de Remberto como Presidente Municipal de Benito Juárez

El Verde agolpado a su alrededor, mirando hacía el futuro
Isabel ArvidePorIsabel Arvide 2 años de sido publicado.Sin comentarios
Anuncios


Remberto Estrada BarbaQuintana Roo, 2 de octubre.- Cuando vi a su madre me sorprendió, en obviedad, lo joven que es Remberto. Lo que suele olvidarse frente al portento de imaginación y tenacidad que permitió que ganase la elección de cara al desastre del PRI en el Estado. En primera fila, elegante, tranquila y muy orgullosa escuchaba a su hijo hablar de lo que debe hacerse, veía el gesto cansado y/o molesto del gobernador Joaquín, invitado obligado.


No podía ver, situada hasta delante, la inmensa cantidad de políticos, empresarios, líderes sociales, ciudadanos que estaban escuchando. Que habían llegado desde temprano para ocupar un lugar en la explanada del palacio municipal. Una batucada, un video donde los pioneros hablaban de las maravillas (para muchos ya perdidas) de Cancún, de las razones por las que decidieron quedarse a vivir aquí.

Para ellos, como para tantos que hemos decidido hacer de Quintana Roo nuestra casa, era impactante saber que un joven de 28 años tenía la fuerza para asumir el mando en uno de los municipios más grandes, problemáticos y significativos de nuestro país.

Llegaron todos. Parecía un evento del Presidente de la República, la toma de posesión de un gobernador.

Llegaron todos. Los jóvenes que no usan calcetines y traían la representación de Luis Miranda o de otro secretario del Gabinete de Peña Nieto. Las autoridades militares. Las novias de los políticos del pasado. Los diputados locales, como la joven Hendricks que no dejo un instante de usar su celular mientras transcurría el acto, a punto del bostezo. Los diputados federales. La Beristaín, vestida de folclórica, y Hendricks, los dos que anduvieron buscando su lugar todo el día, en todos los municipios. Las esposas de los nuevos poderosos. El fiscal que quién sabe si siga siéndolo. Los dueños de medios de comunicación que han sido defenestrados. Los ricos.

Y los del Verde.
En bola, con toda su fuerza, llegaron todos. Diputados, senadores, aspirantes, Jorge Emilio, Jesús Sesma, y el fundador, el papá, el primer líder del partido. Vino, también, Manuel Velasco para que no se olviden que es primer gobernador de ese partido. No faltó ninguno. Expresión de fuerza política que tenía un solo protagonista y muchos destinatarios. Los mismos que, viejos métodos nuevas siglas políticas, al día siguiente comenzaron a tirarle miasma. Sin que empezara a gobernar…

El protagonista para el partido Verde era Remberto. Y el mensaje fue claro: No está solo. Tiene toda la fuerza de los miembros del poder legislativo de ese partido. Que es mucho decir, que tiene mucha traducción en presupuesto federal, que permitirá que Cancún se signifique de manera excepcional.
Remberto ganó la elección. No se la regalaron, al contrario. Convenció a los empresarios preocupados, lastimados. A las señoras de las colonias, donde la Magaly quiso sabotearlo y no pudo. A los jóvenes que votaban por primera vez. Convenció contra el regreso del poderoso, cercanísimo al nuevo gobierno, Julián Ricalde que ya había sido alcalde.
Quién no asistió, no tomó posesión como regidor como hizo su hermana en Isla Mujeres, para luego renunciar. Tampoco estuvo Greg Sánchez. Y generosamente arropado, porque ahí lo colocó Remberto, sí estaba Paul que recibió aplausos.

El discurso fue correcto. Como corresponde. La fiesta política inmensa. Tuvieron que ponerse sillas y sillas y más sillas, inventar espacio para todos los importantes que iban llegando presurosos, en orden, con control, con educación y amabilidad de parte de los organizadores.

El baño de pueblo fue inmenso y sudoroso, tan grande como la esperanza de cambio, éste sí cambio, que despierta Remberto.

Anuncios


Category:
  Información

Escribe un comentario