¿Qué hacen los militares del retén en la frontera con Belice deteniendo a gente humilde?

¿Quién les dio autoridad para actuar como trabajadores de Aduanas?
Isabel ArvidePorIsabel Arvide 3 años de sido publicado.Sin comentarios
Anuncios

Frontera México-BeliceQuintana Roo, 19 de octubre.- En la frontera de México y Belice, en Chetumal, existe una “zona libre” donde se vende mercancía china e hindú, sobre todo copias, a muy bajo precio. Así como licores y cigarrillos. El contrabando grande, todo mundo lo sabe, sucede en camiones tipo “tráiler” que pasan de madrugada con la complicidad absoluta de las autoridades de Hacienda, de Aduanas.
En contraste, detienen a personas que cada día pasan a pie por ese puente.
El puesto de revisión cuenta, además, con la presencia de un retén militar. Casi de adorno porque la mayoría de las personas que cruzan por ahí son chetumaleños que vienen de hacer compras irrisorias o del casino que es frecuentado por los locales. Algunos, pocos, turistas beliceños cruzan hacía nuestro país.
Existe una industria de contrabando hormiga. De personas que se dedican a cruzar bolsas, literalmente bolsas, con mercancía de contrabando sean sandalias o playeras. Es irrisoria la cantidad.
Sobre todo en contraste con el contrabando mayor.
Cuando estuve al frente de operativos de revisión carretera, cambié la dirección en que estos se realizaban, para, precisamente revisar los vehículos que entraban a Chetumal y no aquellos que salían rumbo al resto del Estado. Esto porque los policías estatales en el puesto de revisión agregaban un costo más, de mordidas, a la gente que se gana la vida revendiendo esta mercancía en una escala mínima. Es comercio informal para gente con muy pocos recursos.
El sábado 15 de octubre los militares del retén detuvieron, tiraron a la banqueta, a una persona que no se percató de la seña que le hacían los aduaneros para detenerse, porque le había salido luz verde. Esto es una práctica frecuente, los del SAT no respetan que haya habido luz verde y paran a la gente.
Los militares sacaron una “soga” y está tiró al motociclista que tuvo que ser llevado al hospital. Ahí se armó una gresca grande. Otros pobladores de Subteniente López se acercaron a protestar… Ya habían tenido un enfrentamiento con personal del SAT porque un mes antes habían atropellado a otro de ellos, también a bordo de una motocicleta.
Un militar disparó al aire. Les tiraron piedras y palos… Hubo otro herido por golpes. Tuvo que intervenir la policía estatal para detener la violencia de ciudadanos indignados por lo que habían hecho los militares.
Los militares de ese retén, que quedé constancia nunca han detenido un camión de contrabando de licores o cigarrillos… que ese es el verdadero negocio. Igual los cargamentos de anfetaminas o procesadores químicos para hacerlas.
Quienes sí son eficientes son los marinos cuando, no siempre, ponen un retén más adelante. Y ellos nunca se han enfrentado con quienes pasan una bolsa humilde de mercancía todavía más humilde.
Debemos preguntarnos, una vez más, cuál es el papel de los militares. Si son policías que nos digan con qué legislación actúan y por qué motivo. Si no lo son, con mayor razón deben dejar de realizar estas detenciones arbitrarias. Respetemos el principio de inocencia. El conductor de la motocicleta no era un criminal ni un narcotraficante ni les estaba disparando. A las autoridades hacendarias les corresponde, tienen elementos y recursos de sobra, estar más atentos al paso de personas y mercancías.

Anuncios
Category:
  Información

Escribe un comentario