En un mundo global, ¿por qué defender la diversidad cultural? La historia de Baktun, telenovela maya

Bruno CárcamoPorBruno Cárcamo 1 año de sido publicado.Sin comentarios
Anuncios

Bejlae yetel tuláakal k’iin, U kuxtáal mayaoob ich in puksi’ik’al mayaa.

Quintana Roo, 22 de agosto.- El pasado 9 de agosto, se celebró el “Día Internacional de los Pueblos Indígenas”. Otro esfuerzo más por defender, fortalecer y mantener vivas las culturas originarias. Empero, la realidad es que día a día estas se pierden, olvidan y suplantan, por las culturas dominantes. La enorme diversidad de la Humanidad está en un peligro cierto y eminente de reducirse a una decena de culturas y formas de entender el mundo. Promover una nueva política de medios es el reto pendiente de mestizos y Pueblos Indígenas.

¿Por qué debería de importar en un mundo global la diversidad cultural?” “Ellos deberían de hablar [español, inglés, alemán, francés, chino].” Estos argumentos llevan a la discriminación, injusticia, y, en últimas consecuencias, a la perdida de conocimiento y Humanidad, con H mayúscula. El cambio de milenio traía el augurio de una sociedad justa, tolerante y más Humana.

Los actos de terrorismo y las muestras públicas de intolerancia y racismo, son una alerta de la necesidad imperativa de trabajar y redoblar esfuerzos diarios para vivir precisamente en una sociedad justa, tolerante, Humana.

Hasta que nos vemos en los ojos de los demás que comprendemos verdaderamente quiénes somos. Y eso, es diversidad cultural. Eso es reconocimiento a los Pueblos Indígenas.

 

Afortunadamente somos una especie con una gran diversidad. Genética y cultural. De idiomas y costumbres. De formas de pensar y entendimiento del cosmos, cada cultura y cada ser en cada una de ellas, tiene una particular cosmovisión. La colectividad de ellas y el acercamiento a su conocimiento, nos hacen crecer como especie, como Humanos con capacidad transformadora y creadora de este, hasta ahora, nuestro único Mundo.

Perder una cosmovisión implica perder la riqueza invaluable de una cultura, de una civilización. De las respuestas que han encontrado a las dudas y problemas universales que hemos enfrentado durante milenios como Humanidad.

Perder una cultura, olvidar a un grupo social, nos hace más débiles y pobres como especie. Retrocede el conocimiento y saber acumulado de nuestra especie. Nos hace vulnerables ante el Universo.

 

“Baktun” fue concebido como un proyecto que precisamente fomentará los valores de reconocimiento, identidad, competencia (saber cómo ser), diversidad cultural y uso de una lengua originaria, empleando el instrumento que mayor desplazamiento cultural ha ocasionado: la telenovela

 

Por eso debería alarmar, tanto como los riesgos y problemas que se generan por el cambio climático, que muy posiblemente al finalizar este siglo, más de la mitad de las lenguas que se hablan en el mundo -unas 6,500 en constante decremento- se pierdan.

Perder una lengua es perder una cultura.

La creación de la Realidad Social y el entorno, depende directamente de la construcción del Lenguaje: aquello que no podemos nombrar, no existe. Y viceversa. La voz interna, la conciencia, la razón de Descartes, se expresa a través del lenguaje. No nos “hablamos” sino es bajo un conjunto determinado de signos estructurados, una lengua materna.

Así, hay tantas realidades, mundos por explorar, mundos descubiertos, mundos que explicar, mundos explicados, como lenguajes tiene la Humanidad. Basta un rápido ejemplo: los habitantes de zonas con eterno invierno, tienen en su vocabulario un sinfín de vocablos para describir el hielo y la nieve. Muchos de estos necesarios inclusive para la sobrevivencia misma: no hay que confundir hielo frágil con hielo adecuado para caminar.

Es válido conmemorar la declaración de “El Día de los Pueblos Indígenas”. Ahora bien, más que un recordatorio en un calendario, debería existir un esfuerzo constante por reconocer la diversidad y al “otro” de Heiddeger. El reconocimiento del “uno” [yo] en el espejo del “otro” [él] de Sartre. Es decir, no es sino hasta que nos vemos en los ojos de los demás que comprendemos verdaderamente quiénes somos. Y eso, es diversidad cultural. Eso es reconocimiento a los Pueblos Indígenas.

Que haya más Hombres de Bien en el mundo y que se comprenda que ese DEBE SER el único camino, siempre desde la diversidad y riqueza cultural.

 

¿Cómo esto llega a una telenovela? ¿Cómo es que el producto por excelencia de la mass media, la punta de lanza del medio masivo del siglo XX, la televisión, nos puede hacer mejores seres Humanos? “Baktun” fue concebido como un proyecto que precisamente fomentará los valores de reconocimiento, identidad, competencia (saber cómo ser), diversidad cultural y uso de una lengua originaria, empleando el instrumento que mayor desplazamiento cultural ha ocasionado: la telenovela -el culebrón– en la pantalla chica.

Baktun” es un proyecto múltiple, una telenovela y un largometraje integramente hablados en lengua maya. Sin actores profesionales. Sin escenarios construidos. Con ceremonias auténticas -fuimos padrinos de muchas fiestas así como auxiliares en otras ceremonias espirituales y religiosas. Grabado en Tihosuco y comunidades mayas de Quintana Roo. Sin ser ajeno a la sociedad del siglo XXI, su personaje principal se mueve entre las calles de Nueva York y nuestra selva.

El motor principal de “Baktun” es revitalizar la lengua maya a través de su uso, hacerla práctica, útil y funcional en un medio masivo, en un culebrón. Híbrido entre documental y ficción, parte también desde la expresión propia de la cultura maya. Su génesis es desde la cosmovisión de la cultura maya, la significancia del saber cultural a través de la lengua. Su esencia va en contra de la representación, del cómo los “otros” -los mestizos dominantes culturalmente- observan desde lejos a los pueblos originarios. No tiene besos, una de las inquietudes que más promovieron los medios internacionales ( “La primera telenovela maya no tiene besos”, El País, https://elpais.com/cultura/2013/07/06/actualidad/1373124842_583189.html )

 

Si una lengua no se usa, no se habla, no tiene función ni utilidad en la cotidianidad, se pierde. Si en el día a día es increíblemente difícil escuchar una lengua madre, es casi imposible escucharla en un medio masivo.

Al inicio de este siglo, tuve la suerte de contactar al Dr. Francisco Barriga, en ese entonces director de lingüística de la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Estaba haciendo investigación para un proyecto antecesor de “Baktun”, “Voces en extinción”. Recuerdo claramente la charla de café y la pregunta, “¿y por qué no hacemos una telenovela en lengua en vez de un documental?” Mi respuesta fue inmediata: “No hay los cómos para una producción de ese tamaño… hay que convencer a muchos”.

 

“Baktun” ha servido de semilla para muchos otros nuevos proyectos en distintas lenguas. La viabilidad de una producción en lengua originaria en medios masivos pasó de la incredulidad, el azotón de la puerta en las narices, “¡¿cómo crees que una telenovela en maya, quién va a ver eso?!”, a una realidad cierta como se demuestra en distintos festivales.

 

Con esa misma claridad, recuerdo la llamada al Mtro. Hilario Chi Canul: “Tengo dos noticias: la buena, después de tanto tiempo, vamos a hacer la telenovela. La mala, tenemos menos de un año”. Ambos, Hilacio y Paco, fueron piezas claves para el proyecto. El híbrido de ficción y documental también sería (no lo sabíamos entonces), un trabajo trans e inter cultural y disciplinario.

El cosmos se alineó con varias coyunturas: se acercaba el 2012 y el tema del “fin del mundo maya” dominaba la cultura popular; el Dr. Francisco Barriga recién había sido nombrado Coordinador Nacional de Antropología del INAH; el Mtro. Hilario Chi Canul, graduado en Educación Intercultural y Bilingüe por la Universidad Mayor de San Simón, acaba de publicar uno de sus tantos libros sobre revitalización y permanencia de la lengua. Después de unos duros y arduos años de trabajo al frente de una empresa, mi calendario de producción estaba limpio, listo para ocuparse.

Baktun” nació, como consecuencia de, una curiosa trayectoria en el campo audiovisual. De integrar al primer equipo en subirse a “La Bestia” con la Mara Salvatrucha, de producir independientemente “Voces en extinción”, de quedarme sin canal ni trabajo al cierre de CNI Canal 40, de ser profesor universitario, de convivir con los mineros de Pasta de Conchos durante un año para “Hombres de Carbón”, de retornar a la televisión pública después de la amarga pero enriquecedora experiencia de que me robaran los créditos y la serie “Sacbé: la Ruta Maya”. De ser (por azares del destino otra vez) un sans papier en Europa y laborar en una de las cadenas de televisión de paga más prestigiadas, Canal +. De darle forma a y producir lo que fue la primera revista documental en una lengua originara: “Jaaj T’aan, palabra verdadera”. De entrar a los picaderos de Tijuana con las sexo servidoras, de co-producir “Morir de Pie” y ser nominado a un Ariel. De caminar y picar piedra, tocar muchas puertas y que me fueran cerradas con un proyecto de una telenovela en lengua materna. De encontrar a Paco e Hilario y tener el honor de convertirme en amigo de ambos. En resumen, de expandir mi cosmovisión.

Durante unos arduos meses trabajamos codo a codo, compartimos áreas que doblaban durante la mañana como espacio de oficina, edición, escritorios de producción y en la noche, se convertían en dormitorio de hamacas entre las que había que caminar y hablar más bajo para respetar el sueño de los que iniciaban el día antes del alba.

Marco ha realizado estudios de postgrado en Estados Unidos y Barcelona, especializándose en temas interculturales. Hilario estudia uno de sus doctorados en Paris, tiene numerosos libros publicados por universidades internacionales en estudios interculturales.

 

El producto final, la película y los episodios de la telenovela, no muestran explícitamente que tanto el equipo de producción mestizo como los compañeros mayas, entablaron una simbiosis transcultural. Varios de ellos no conocían la selva, es más, ni la Península de Yucatán. A la par, los compañeros mayas se adentraron en el mundo de los llamados, el estrés por concluir la grabación de las escenas y las técnicas del audiovisual. En paralelo, tanto las comunidades involucradas y los responsables del proyecto, nos enriquecimos mutuamente. En la primera junta con la comunidad se me acusaba de ser “otro Mel Gibson”. Hilario tuvo el gran acierto de aconsejar iniciar grabaciones cómo se debe a lo maya, con la celebración de un Jeets Luum para ayudar al buen desarrollo. Conocimos y escuchamos el rap maya, recibimos el “suput”, colaboramos en la milpa y la siembra del maíz; cerramos un ciclo de vida al grabar un bautizo, una boda y un funeral maya.

Es necesario fomentar el uso de las lenguas originarias en el día a día. Para evitar la discriminación. Para crecer como Humanos. Para entendernos mejor unos a otros. Para ser más sabios. Las políticas de educación intercultural deberían ser aplicadas a los mestizos y no para que los miembros de los pueblos originarios hablen español, desplazando a las lenguas maternas.

 

El sonidista aprendió la maya. Al igual que los otros realizadores y el resto del equipo de producción. Uno de los guionistas, Luis Emilio Medina, agradeció en el making of que el escribir “Baktun” le enseñó “la sencillez de la vida”. Ahora es un líder espiritual sikh. El coordinador de actores, Marco Poot, lo resumió en una frase: “sentí la equidad, no había favoritos… si te van a cagotear, va a ser a todos; si te van a querer, te van a querer”. Marco ha realizado estudios de postgrado en Estados Unidos y Barcelona, especializándose en temas interculturales. Hilario estudia uno de sus doctorados en Paris, tiene numerosos libros publicados por universidades internacionales en estudios interculturales. Así como a los filósofos alemanes hay que leerlos en su natal alemán, la investigación y academia de Hilario está escrita, expresada e interpretada, desde la maya.

Miembros del equipo de investigación de “Baktun”, los antropólogos Jano Gómez de la Fuente y Ximena Vettoretti elaboraron el making of, testimonio de este trabajo.

 

 

En el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, se contemplaba que los medios de comunicación deberían de ayudar a promover una sociedad equitativa, intercultural.

 

Utilizar los medios de comunicación como agentes que contribuyan a eliminar la discriminación y confrontación social, por medio de campañas que transmitan contenidos que fomenten la inclusión social y laboral, de manera que enaltezcan los valores de las comunidades indígenas y el derecho e igualdad de las personas con discapacidad en la sociedad. Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. Estrategia 1.1.5. Promover una nueva política de medios para la equidad, la libertad y su desarrollo ordenado. http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5299465&fecha=20/05/2013

 

Hoy, a cinco años de distancia, “Baktun” ha servido de semilla para muchos otros nuevos proyectos en distintas lenguas. La viabilidad de una producción en lengua originaria en medios masivos pasó de la incredulidad, el azotón de la puerta en las narices, “¡¿cómo crees que una telenovela en maya, quién va a ver eso?!”, a una realidad cierta como se demuestra en distintos festivales. La gran lección de mi maestro Guillermo Arriaga en la universidad, el mimetizar el lenguaje, evolucionó a generar contenidos desde y en la otredad: modificar el patrón tradicional de la antropología de “observar al objeto de estudio” a comunicar y hablar desde el objeto de estudio.

Llevamos Tihosuco y a la riqueza de la cultura maya con su conocimiento milenario, a Nueva York, a los principales medios informativos y noticieros: The New York Times nos dedicó una página completa ( “A Culture Clings to Its Reflection in a Cleaned-Up Soap Opera“ http://www.nytimes.com/2013/08/02/world/americas/a-culture-clings-to-its-reflection-in-a-cleaned-up-soap-opera.html?pagewanted=all&_r=3& ) ; la BBC nos dio seguimiento ( “Al aire la primera telenovela en idioma maya” http://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/08/130827_mexico_cultura_baktun_telenovela_maya_jcps.shtml ), CNN hizo lo propio ( “Una telenovela en maya busca dar voz a las culturas indígenas en México. “ http://mexico.cnn.com/entretenimiento/2013/07/11/una-telenovela-en-maya-busca-dar-voz-a-las-culturas-indigenas-en-mexico ), entre muchos otros medios. De regreso a Tihosuco, los compañeros mayas de las comunidades rieron, se asombraron y aplaudieron al verse proyectados. Cada que regreso, todos preguntan cuándo hacemos la segunda parte.

Bolivia y Perú, Estados que reconocen legalmente la pluriculturalidad y la existencia de múltiples naciones como parte integral de su ser, se asombraron que en un país donde no hay una cuota legal de televisión en lenguas originarias, se haya producido “Baktun”. En ambos países, muchas de las horas destinadas para las lenguas originarias se cubren doblando alguna de las películas de Hollywood. Nuevamente la riqueza de la lengua maya se vislumbró en el Museo Nacional de Arqueología de Perú y en un coloquio internacional intercultural en la prestigiada Universidad de San Simón de Cochabamba, Bolivia, quizá el sitio más importante para estudios interculturales, reconocida por los países de occidente, Europa y naciones originarias.

Hilario resume la labor de transformación social con una sola frase: “la maya ya no duerme en las comunidades al ver las telenovelas, ahora se ve y escucha”.

Sáansamale’ u chuun u láak’tsilil síijsik yéetel t’anik u na’tsililo’ob le t’aano’ob te’ yóok’ol kaaba’, táan u bin u juutul jujunp’íitil je’ex u jach úuchbental jun p’éel che’e’; tu’ux u le’ob yéetel u k’abo’obe’ chaanchanbeelil yéetel tootil u bin u luubulo’ob tak ti’ k’uchul u p’ato’ob chen jun p’éel úuchben chuun che’il ku náajaltik u ts’akkuntik u t’aan u k’u’uk’o’ob ku bin u tootalo’obo’, tumen le t’aan ku t’aniko’obo’ jach chúunk’iin ku wenel.

Jach ichil u síijbal túumben kuxtalil, BAKTUNE’, u ts’a cha’anil maaya, síij utia’al u mu’uk’a’ankuns le t’aan yéetel le miatsil maayao’, te’ ich u jejeláasil u bak’el le kaaj yéetel le miatsilo’obo’ ti’ le kaajo’obo’, yéetel jun p’éel péeka’an, kéet yéetel tsikbe’en tuukulil ti’ u múuchtáambal miatsilo’ob, ichil u un’ukulil cha’an yéetel u un’ukulilo’ob t’aan tu yóol iik’. Utia’al ma’ u wenel le t’aan yéetel le miatsil maaya, tumen ma’ chika’ano’ob te’ ich le túumben kuxtalo’.

Día a día la base intergeneracional de la transmisión y el uso de muchas lenguas nativas en el mundo se va desmoronando poco a poco como el envejecimiento de un árbol; donde las hojas y las ramas se van cayendo lentamente y en silencio hasta hacer del árbol únicamente un viejo tronco que lucha por mantener las voces de sus retoños que se van enmudeciendo porque la lengua que hablan se duerme muy temprano.

En pleno auge de la globalización, BAKTUN: película y telenovela maya, surge para empoderar la lengua y la cultura maya en los diferentes tejidos socioculturales de nuestras sociedades con una filosofía intercultural de acción con igualdad y dignidad, a través de la televisión y los medios electrónicos. Para que la lengua y la cultura maya ya no se duerman por estar invisibilizados en este mundo globalizado.

Hilario Chi Canul

 

Todos debemos promover una nueva política de medios para la equidad, la libertad y su desarrollo ordenado. En este mundo donde ronda, ya no el fantasma, sino el monstruo de la intolerancia y la discriminación, es necesario fomentar el uso de las lenguas originarias en el día a día. Para evitar la discriminación. Para crecer como Humanos. Para entendernos mejor unos a otros. Para ser más sabios. Las políticas de educación intercultural deberían ser aplicadas a los mestizos y no para que los miembros de los pueblos originarios hablen español, desplazando a las lenguas maternas.

Palabras que resuenan entre todos los miembros de las culturas originarias. Nuevamente, quedó plasmado en el Plan Nacional de Desarrollo:

Como quedó claro a través de consultar a comunidades indígenas en el marco de las consultas del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, una política adecuada para la acción indígena debe ser concebida desde la interculturalidad y el diálogo entre todos los pueblos originarios, donde la diversidad sea motivo de armonía, respeto, igualdad y justicia, y en la que se escuchen las necesidades de este sector de la población. De lo contrario, se corre el riesgo de implementar políticas de tutelaje y asistencialismo que poco ayuden al desarrollo integral de los pueblos indígenas. Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5299465&fecha=20/05/2013

 

Baktun” ha corrido la misma suerte que las políticas indígenas, compartido la discriminación de los integrantes de los pueblos originarios: un éxito en difusión en el exterior pero batallando por no quedar en el olvido dentro de los Estados Unidos Mexicanos. Una cadena de televisión por paga nacional, canceló su transmisión dos horas antes de su primera emisión en horario estelar del domingo. Los motivos completamente ajenos al proyecto y la producción. Soy un loco productor que lleva un largo bajo el hombro pidiendo una pantalla para ponerle play, gratuitamente. Ahí está el trabajo diario del reconocimiento y luchar por la diversidad cultural.

Hace unos días, casi a la par de la celebración del “Día de Los Pueblos Indígenas”, mergió la pregunta “¿qué vas a hacer?“.  La bondad de realizar documentales, de ser considerado documentalista, se engloba en la eterna lucha por el próximo proyecto. Ahí está en post un mediometraje ejemplificando a los indígenas de mesoamérica del siglo XXI. Dos más en preproducción con expresiones artísticas de comunidades originarias.  Las invitaciones de participar con las instituciones que pueden generar cambios en esta, golpeada, atacada y menospreciada, República Mexicana. Es una dádiva del cosmos poder ser una herramienta transformadora de nuestra sociedady Realidad Social.

Además de ser mi grano de arena para fomentar el respeto y divulgar la riqueza de la nación maya, “Baktun” me ha reafirmado los conceptos de Federación y autonomía, del derecho a ser y la necesidad de comprender desde otras visiones al mundo. De ser más activo en el trabajo por un mundo más Humano, de la necesidad de hablar más lenguas (mi competencia en maya es igual a la de un niño de seis años). Me siento honrado de ser semilla, saber que alumnos y personas que laboraron conmigo, son reconocidos documentalistas en México y el mundo, con premios que lo avalen. De ayudar a que haya más Hombres de Bien en el mundo y que se comprenda que ese DEBE SER el único camino, siempre desde la diversidad y riqueza cultural. El pleito de si habrá rating, si la verá alguien, se resuelve con la maravillosa anécdota de una mujer mestiza entrando a una clase de lengua y cultura maya de Hilario y demandar que le enseñé la maya cómo la vio en la telenovela.

 

Bejlae yetel tuláakal k’iin, U kuxtáal mayaoob ich in puksi’ik’al mayaa.

 

Bruno Cárcamo Arvide

@Bruno_m9

CambioQRR

Descargar PDF La historia de Baktun, telenovela maya

Anuncios

 

 

 

 

 

 

Category:
  Análisis

Escribe un comentario