¿Traición simple o ambición por el poder?

Lo niega más de tres veces.
Isabel ArvidePorIsabel Arvide 3 años de sido publicado.Sin comentarios
Anuncios

"Chanito" ToledoQuintana Roo, 1 de noviembre.- José Luis “Chanito” Toledo le debe toda su carrera política, todo su espacio, todo lo que ha hecho, a Roberto Borge.

Una y otra vez el exgobernador fue advertido de que su “compromiso”, su absoluto favoritismo a favor de él estaba equivocado. De que habría de traicionarlo, de que sería un pésimo candidato y peor gobernador.

Borge no escuchó. Por meses tuvimos a “Chanito” hasta en la sopa. Todo el dinero para la promoción de “Chanito” aunque no subiese en las encuestas, todos los espacios, todas las giras… se le dieron, intencionalmente, todas las posibilidades de llegar a convertirse en sucesor de Borge.

Así lo quería éste. Así de entercado estaba.

Incluso el último día, cuando ya Mauricio estaba ungido, el entonces gobernador intentó desesperadamente cambiar la decisión federal.

A esto, que significó el pago de muchos millones de pesos del erario, el diputado federal responde que no le debe nada, que él existe antes de Borge y seguirá existiendo políticamente después de Borge.

Invocando, tramposamente, a Dios en una entrevista a modo, “Chanito” manda a la fregada a Borge en respuesta a las citas bíblicas de traición que subió Borge, precisamente, por la fotografía con el gobernador Carlos Joaquín en una fiesta inventada para tal efecto.

Y es que “Chanito” quiere convertir al PRI en una secretaría más de este gobierno, supongo que previo pago de $$$$$ honorarios.

Sin ningún empacho, afirma que él le dijo a Borge que Carlos Joaquín no debía salir del PRI… Mentira inmensa, y que además se contradice de salida porque si Joaquín se quedaba en el PRI hubiese sido el candidato y nunca “Chanito”. Según él ahí comenzó la “debilidad” del PRI que obvio, no fue motivo para que dejase de imponer a su hermano como diputado local.

Un PRI débil al que, quiero suponer, decidió no apoyar “Chanito” … tal vez desde ese momento ya en negociaciones con Carlos Joaquín. ¿Importa esto? Importa reconocer la capacidad de traición, la mentira en un político o en un improvisado como “Chanito” que está en la vida política de Quintana Roo.

Mentira inmensa que defendió a Carlos Joaquín frente a Borge, no hubiese sobrevivido…

Mentira tan grande como que las encuestas lo favorecían a él por muchos puntos… si así hubiese sido el CEN del PRI lo hubiese convertido en candidato.

Ahora sale con que no estuvo de acuerdo con la alianza con el PVEM… a ver a quién le va a contar ese cuento. En la cúpula del poder todos estaban de acuerdo con lo que decidía Borge… a cambio recibían muchas prebendas. Y el VERDE siempre estuvo en la jugada, siempre tuvo el espacio de Cancún que demostraron saber ganar.

Dice “Chanito” que el VERDE quiere montarse sobre el PRI… cuando ellos fueron los que ganaron mayor cantidad de espacios políticos, y los que no han traicionado a su partido, como varios del PRI.

Dice que su primer acto de campaña, en el juego estúpido del “hubiera”, de haber sido candidato al gobierno de Quintana Roo habría sido buscar a Carlos Joaquín… ja ja ja Imposible siquiera imaginarlo. Borge era el jefe político, y en ese momento habría dejado de ser candidato.

Lo cierto es que “Chanito” fue parte de la campaña en contra de Carlos Joaquín por así convenir a sus intereses. Lo que hoy busca, desesperadamente, borrar.

Sobre el PRI asegura que quiere ser líder del PRI… Nacional. O sea que no entiende. Y comenzando por el PRI local que, obvio, pondría al servicio de Carlos Joaquín porque para él “es tiempo de acompañar al gobernador”.

La fantasía de “Chanito” es peligrosa. Lo acerca a una clínica de enfermedades mentales, porque afirma que le “hicieron una oferta” que por denigrante no aceptó, una propuesta… cuando nunca hizo sino bailar al son que le tocó su jefe Borge.

Quien, Roberto Borge, resulta que nunca fue su jefe ya que “Chanito” dice que, simplemente, lo “acompañó” … ja ja ja otra vez ja ja ja que el joven Toledo busque al tonto que se lo crea, cuando fue más que su empleado, su esclavo.

A Roberto Borge, a Quintana Roo le hubiese ido mucho mejor si “Chanito” no hubiese estado en el ánimo político del gobernador, si Borge no hubiese puesto toda su fe en él, si no hubiese estado tan equivocado sobre sus capacidades. Tarde para enmendar. Sirva tan sólo verse en ese espejo de traición y negación…

En una apuesta que, todavía hoy, es muy cara…

Anuncios
Category:
  Análisis

Escribe un comentario