La carrera política para el 2018: Cada chango a su mecate que al que cría cuervos le sacaran los ojos…

Bruno CárcamoPorBruno Cárcamo 9 meses de sido publicado.1 Comentario
Anuncios


Quintana Roo, 7 de marzo.- El triunfo del “Gobierno del cambio” fue la consecuencia, entre muchas, muchas causas, de reacomodos y “saltos” políticos. Un descontento generalizado ante la anterior administración, alimentado por quizá el proceso más turbio no únicamente en el estado, sino en todo el país, de designación de candidatos, desmembró al otrora dominante PRI quintanarroense.

Desde hace más de una administración, muchos de nuestros políticos fueron “brincados” en la designación natural a puestos y candidaturas de elección popular. Una nueva generación (para algunos, demasiado joven) vino a ocupar esas posiciones. Otros fueron sistemáticamente mantenidos a raya de la vida política.

El momento más claro y en el que mayor descontento, coraje e indignación generó ha sido la designación a candidaturas para puestos de elección popular. El más claro ejemplo, el gobernador Carlos Joaquín quién buscó el apoyo de partidos distintos al PRI. Y en las elecciones obtuvo el triunfo.

En 40 años de ser estado, Quintana Roo no había conocido la alternancia en el poder. Tampoco de una conformación política distinta al esquema de un “partido de estado”. El cambio en el gobierno, el cisma político, ha ocasionado una desbanda de los tradicionales cuadros. Fenómeno que no sólo se da en el PRI, sino también en el PAN, PRD e incluso en el PT, anteriormente importante fuerza política impulsada por Greg Sánchez y triunfos electorales en localidades rurales del estado.

Por cuestiones de empate de calendario electoral, en el 2018 habrá elecciones para las presidencias municipales y senadurías. Y todos los actores, actuales, olvidados, rezagados o excluidos, al igual que los “vigentes”, se han acelerado y arrancado muy, muy, pero muy antes de tiempo, la carrera por las candidaturas del 2018. Al igual que los reacomodos y enroques, entre ellos el de varios priistas y panistas de primera línea a MORENA. La amenaza continua latente de los cuadros más representativos en otros partidos de, en caso de no obtener las candidaturas “naturales”, buscar opciones políticas que los acobijen.

Tal pareciera que se trata de “sálvese quién pueda” o una especie de sillas musicales donde todos tratan de obtener su lugar. El más reciente caso, el de Cora Amalia Castilla quién arranca ya su candidatura por la senaduría. Nos falta más de un año para la designación de candidatos. La polìtica chetumaleña es la suplente del Senador y ex gobernador, Félix González Canto. No obstante haber sido designada por el carrusel político en un sinnúmero de cargos de la administración pública, en los últimos años fue enviada a la “banca” política, oportunidad que aprovechó para estudiar una maestría. Curiosamente, se le conoce más por nunca desaprovechar un acto político, siempre apareciendo y solicitando un sitio en podium, independiente de la naturaleza del evento o si haya sido invitada. Como también la exhuberante iluminación navideña de su casa que asemeja película americana.

Recordemos que fue una de las priistas de primer nivel que estuvo presente haciendo política en la toma de posesión de Carlos Joaquín. ( Galería toma de posesión Carlos Joaquín González )

Así, sin reglas claras, sin cabezas políticas, en vez de cambios y transformaciones, de institucionalidad en los partidos, ya tenemos adelantado un maremágnum político electoral. Lamentablemente, rara es la ocasión que cuando reina la confusión, emergen las mejores opciones.

Bruno Cárcamo

CambioQRR.com

@Bruno_m9

Anuncios


Categories:
  (No)tables, Análisis

Un comentario

Escribe un comentario